dijous, 21 de febrer de 2019

Bién, aunque puede mejorar


La ciudadanía aprueba la gestión municipal y la de sus servicios municipales, y no solo mantiene la percepción positiva de los mismos sino que incluso la mejora con relación a la de hace 4 años. 

Este es uno de los datos más relevantes de la encuesta de opinión que el Ayuntamiento encargó pasado mes de noviembre pasado a un prestigioso gabinete demoscópico.

La actuación del Ayuntamiento se valora con una nota media de un 5,8 sobre 10, superando la obtenida hace 4 años e igualando el nivel máximo obtenido en el 2006 cuando también los socialistas gobernábamos la ciudad. 

Esa mejora de la valoración global positiva coincide con la puntuación de la ciudadanía sobre los servicios municipales más importantes y representativos, como son: el bus urbano (7,3), las actividades culturales (6,9), las guarderías (6,8), los servicios a las personas mayores (6,6), la atención ciudadana (6,6), la recogida de residuos (6,5), las instalaciones deportivas (6,5), la policía municipal (6,4); el mantenimiento de parques y zonas verdes (6,1); los servicios para jóvenes (6), los servicios para la búsqueda de empleo (5,9); la limpieza viaria y de espacios públicos (5,8) y las ayudas y servicios sociales (5,5). Todos ellos mejoran respecto a hace 4 años y solo la limpieza viaria y de los espacios públicos retrocede levemente.

Con los datos en la mano, es posible afirmar que la gestión municipal desarrollada estos últimos años en los que el PSC de Sant Feliu ha vuelto a tener responsabilidad en el gobierno de la ciudad, ha mejorado. 

No obstante, en sintonía con la ambición permanente de mejora colectiva que nos caracteriza a los socialistas he de proclamar que aspiramos a mejorar todavía  más. La ciudadanía de Sant Feliu lo necesita y lo merece

El próximo mandato será un nuevo espacio de tiempo en el que Sant Feliu ha de continuar progresando y espero poder contribuir con mi esfuerzo, el de mi grupo municipal, nuestras propuestas y el apoyo de la ciudadanía.    

divendres, 21 de desembre de 2018

(In) seguridad ciudadana


En Sant Feliu se ha incrementado la sensación de inseguridad ciudadana, convirtiéndose en una preocupación para las vecinas y vecinos de nuestra ciudad.

Para resolverlo primero habrá que reconocer su existencia, conocer su dimensión y actuar en consecuencia.

El crecimiento de la percepción de inseguridad es el resultado de los acontecimientos que se han producido en la ciudad, como el incremento de hurtos en las casa en agosto, la pelea durante las Festes de Tardor, o los más de 14 robos mediante tirones, amenazas y agresiones que protagonizaron un par de jóvenes, sin vínculos con nuestra ciudad, durante dos días y ello a pesar de la rápida y eficaz respuesta policial que permitió detener y encarcelar a estos jovenes.

Aunque la situación global de nuestra ciudad sea mejor que la de otras poblaciones cercanas, no es un consuelo. Toda la ciudadanía de Sant Feliu y especialmente las víctimas directas de esos sucesos, necesitan no solo la solidaridad, el apoyo y la comprensión sino también, y sobre todo, soluciones policiales, convivenciales y sociales necesarias para superar la sensación de inseguridad que se ha generado.

Por eso en el PSC entendemos como legítima y razonable la participación de vecinas y vecinos de la ciudad en una concentración para exigir soluciones a este problema, soluciones que se están aplicando.

Pero esa comprensión se transforma en el más absoluto rechazo de los intentos de instrumentalizar la concentración por parte de fuerzas de extrema derecha, como PxC, añadiendo unos tintes xenófobos e intolerantes que la majoría de la ciudadania no comparte. Acabó de desvirtuase el motivo de la concentración con la presencia de grupos antifascistas, que al recriminar, la presencia de PxC, consiguieron que muchas vecinas y vecinos se sintiesen dolidos al sentirse confundidos con los extremistas, al no ser conscientes de quién convocó la concentración.

A pesar de que la situación ciudadana se ha normalizado, la sensación de inseguridad permanece. El consistorio ha tomado las medidas, que están en su mano poder aplicar, al margen del excelente trabajo realizado por la Policía Local y Mossos.
Sant Feliu ha sido siempre una ciudad de acogida que ha luchado siempre por una buena convivencia, cohesión social y el respecto a la diversidad. Lo que entre todos no podemos tolerar es que la convivencia y la paz ciudadana sea manipulada por oscurós intereses políticos.

divendres, 26 d’octubre de 2018

El lazo amarillo está de más en la fachada


El PSC de Sant Feliu votó en contra de que el lazo amarillo presida la fachada del Ayuntamiento.

En el Pleno del mes de Abril la moción para imponer el lazo amarillo  presentada al unisonó por los 5 concejales de ERC i el PDCAT,  la antigua Convergencia, prosperó porque contó con el apoyo de 5 de los concejales de ICV-EUiA, el concejal no adscrito y uno de los dos de Veïns per Sant Feliu, el otro se abstuvo.

Votamos en contra porque para el PSC el lazo amarillo representa no solo un objetivo (la independencia) sino también una forma de hacer con la que estamos en absoluto desacuerdo.

Los y las socialistas no estamos - ni estaremos nunca - a favor de la independencia de Catalunya, ni de la ruptura unilateral de nuestras normas fundamentales que nos hemos dado (la Constitución y el Estatut) como el que se perpetró el día 6 y 7 de Setiembre del 2017 en el parlamento catalán, ni de convocatorias de referéndums ilegales, ni de declaraciones unilaterales de independencia como forma de transitar hacia ella. Nada de eso tiene que ver con la democracia.  

Hemos defendido desde hace más de 5 años que la salida a la situación política que vive Catalunya solo es posible a través del dialogo, la negociación y el pacto basado en el respeto a los derechos y libertades fundamentales de toda la ciudadanía y no sobre la base de la imposición de una parte minoritaria de la sociedad sobre la otra.

Y también es conocida nuestra discrepancia con el uso excesivo de la prisión provisional en relación a personas que habiendo estando encausadas todavía no sido juzgadas, por lo que debe prevalecer el principio de presunción de inocencia en relación a los cargos que se les imputan.

De ahí nuestro rechazo a que la fachada del Ayuntamiento de todos esté presidida por el símbolo de una parte, ya que así solo se genera más rechazo, tensión y división entre la ciudadanía y eso es lo que menos necesitamos ahora.

Si el independentismo cometió la equivocación de “forzar la máquina” imponiendo un símbolo de parte, en lugar de trabajar para la superación de los problemas políticos desde la política, lo que  nos resulta incomprensible es que ICV-EUiA haya cometido el tremendo error de apoyarlos.

Sant Feliu siempre se ha manifestado como una ciudad progresista, de izquierdas y no independentista, por eso lamentamos que se nos deje, en exclusiva, la tarea de representar en el Ayuntamiento a las persones de izquierda no independentista de la ciudad, pero no renunciaremos a ella, estamos dispuestos a asumir esa responsabilidad.  




divendres, 3 d’agost de 2018

Representaré el PSC en les properes eleccions municipals


Una vegada ha finalitzat el procés de primàries dels i de les socialistes de Sant Feliu de Llobregat, he estat l’única candidata que m’he presentat. A més, he aportat els avals de més del 76% del total de la militància del PSC de Sant Feliu de Llobregat, cosa que agraeixo, ja que suposa la renovació de la confiança en el projecte socialista que encapçalo.

També vull dir que una vegada es porti a terme la formalització de la candidatura, començarà un procés de participació per elaborar el nostre programa per a les municipals 2019. Com sempre hem fet, ens reunirem amb associacions, entitats, veïns i veïnes per tal d’escoltar les seves propostes i fer el millor programa per a la nostra ciutat.
El proper 17 de setembre farem una presentació a la ciutadania que comptarà amb el Primer Secretari del PSC, Miquel Iceta i que farem al barri de la Salut, en un lloc especial per nosaltres, el Centre Cívic de Tovalloles, on vam acabar durant el nostre govern el projecte de llei de barris amb Pasqual Maragall.



dijous, 28 de juny de 2018

Rectificar és de savis



“Rectificar és de savis” diu la dita. I l’Ajuntament - conjuntament amb una representació del col·lectiu de persones afectades - ha rectificat de forma molt substancial el seu plantejament pel que fa a la presència d’horts al Parc Agrari.

En el meu escrit del passat dia 27 de febrer, amb el títol "Protegir el Parc Agrari. Buscar solucions a les persones", ja plantejava que era possible i necessari fer compatible l’activitat agrària professional amb la no professional, en un entorn net i endreçat. Sincerament, crec que això és el que des del grup municipal socialista hem impulsat i s’ha assolit.

El Pla aprovat inicialment, en el Ple de Febrer, tenia 2 objectius: fomentar l’agricultura professional i aplicar la normativa. El que ara s’ha construït amb el consens de les persones afectades i interessades incorpora un tercer objectiu: “Ordenar les preexistències” Aquest es un del elements importants ja que les persones que fan us dels horts, son les que també posen en valor la necessitat que l’espai  agrari, estigui ordenat, net, per poder fer l’activitat agrària.

Per aconseguir els seus objectius, el Pla inicial plantejava l’opció de reubicar les activitats que avui es desenvolupen en finques “fora d’ordenació”. I ho volia fer en horts municipals situats fora del Parc, alguns en espais a precari perquè són reserva viària com els dels carrer del Pla, o en uns inconcrets i temporalment llunyans nous horts a desenvolupar per l’Ajuntament dintre del Parc Agrari.

En el nou - i qualitativament diferent – Pla, es reconeix el paper de la agricultura no professional com un element de generació d’aliments per l’autoconsum i per tant, com una activitat socialment útil. També s’estableix un conjunt de normes (usos, dimensions i instal·lacions) que permetin als actuals usuaris de les parcel·les continuar fent un ús agricola de les mateixes. I per últim, es prioritzen les actuacions de disciplina urbanístiques en funció de la gravetat de les mateixes i no en funció del  calendari de les etapes previstes.

Això suposa que sense abandonar l’opció dels horts municipals per aquelles persones que vulguin, s’ofereix una solució més potent, assumible i resolutiva per la resta, que els hi permet poder continuar on son però de forma ordenada, al mateix temps que s’evita que n’apareguin nous usos no permesos al Parc.

És doncs una rectificació substancial fruit de la voluntat del govern d’escoltar a les persones afectades i oferir-les sortides, però també d’una voluntat per part d’elles, mitjançant l’Associació d’Amics dels Horts, de negociar i acordar, que personalment vull agrair-les. Així, ambdues parts hem aconseguit fer realitat l’objectiu que considero que ens uneix a totes les santfeliuenques i santfeliuencs: tenir un Parc Agrari net i endreçat on desenvolupar l’activitat agrícola, ja sigui de forma professional o com a no professional.

Potser, l’únic element no positiu que s’ha produït en aquest procés ha estat l’actitud d’una part dels grup municipals a l’oposició. Incapaços de rectificar i de participar en la solució, han intentat continuar essent part del problema, polititzant-lo, sense adonar-se de la profunditat i transcendència de la rectificació consensuada pel Govern i l’Associació d’Amics dels Horts i a la que es podien haver sumat.

Si rectificar és de savis, entossudir-se en el mateix plantejament quan la realitat ha canviat és tot el contrari, és a dir, de no savis.

Cadascú que es situí allà on millor cregui es troba representat.