dimarts, 1 de desembre de 2015

Un gobierno de izquierdas y de progreso

Estos primeros meses de gobierno de ICV-EUIA/PSC, están dando sus primeros resultados en el ámbito social, el objetivo de este gobierno de izquierdas y de progreso es priorizar el rescate social, estar cerca de las personas con problemas y utilizar todos los medios a nuestro alcance en su ayuda. 

Hemos congelado tasas e impuestos, se ha suprimido la tasa por la tenencia de animales de compañía, la tasa para contraer matrimonio en el Ayuntamiento; revisaremos la tarifación social y la teleasistencia, el IBI se pagará lo mismo que en el 2015. Estamos a la espera de la resolución judicial del Tribunal Supremo del Estado en relación al IBI aplicado en el 2014. El compromiso del actual gobierno, es aplicar la sentencia cuando llegue. Se han ampliado las partidas para más bonificaciones en becas comedor y para ayudas a las familias con problemas en la vivienda y con los recibos de electricidad, gas y agua.

Por primera vez se hacen talleres en los barrios, para explicar los presupuestos del 2016, explicando las diferentes partidas de ingresos y gastos. Los vecinos podrán participar, presentando  propuestas para la mejora de sus barrios en tres ejes estratégicos; supresión de barreras arquitectónicas, mobiliario urbano y mejoras en la aceras, con una inversión total de 400.000 euros, “Inversiones participativas”.
  
Un gobierno de izquierdas y de progreso es, también, lo que necesitamos en el Gobierno del Estado, y tenemos la oportunidad de conseguirlo, echando, este próximo 20 de diciembre al PP del gobierno, echar a un partido que no ha cumplido ni una sola de sus promesas electorales, que con la excusa de la crisis a recortado y privatizado según su ideología, pero no en el bien de todos los españoles. 

El 20-D tenemos la oportunidad de derogar la reforma laboral que ha traído precariedad y pobreza a millones de personas, derogar la ley Wert, preservar la Educación, la Sanidad, acabar con las puertas giratorias, con la corrupción y solucionar de una vez por todas el problema territorial a través de un sistema federal que de respuesta a las necesidades de Catalunya.

Tenemos todo el derecho a tener un gobierno honrado, para el cual, su prioridad sea el bienestar de los ciudadanos y no sus propias prebendas o la de sus partidos o que pretendan seguir en el poder para ocultar su corrupción.


Seguro que el próximo 20-D, lo conseguiremos.  

1 comentari:

Jordi Casanovas Saladrigas ha dit...

Congelar impuestos no es una medida "progresista" cuando el IPC ha sido negativo.